La maldad del corazón humano

Hace un tiempo atrás un hombre fue formalizado por cometer un acto de extrema violencia, violó y dio muerte a su hijastro de tan solo 4 años de edad. Una conducta tan malvada recibe la desaprobación y el rechazo colectivo de la ciudadanía. ¿Cómo es posible que una persona en su juicio cabal cometa tal atrocidad?


Quiénes quieran victimizarlo porque consumía drogas está en un error. Es efectivo que las drogas traen perturbaciones cerebrales y comportamientos negativos. Sin embargo, todo este proceder son los problemas disfuncionales en la familia, la adicción a malos hábitos, violencia intrafamiliar, drogadicción, alcoholismo, una baja auto estima, falta de disciplina, delincuencia y la carencia de una formación adecuada, que se base en el ejemplo y en principios cristianos sólidos. La Biblia dice que el hombre peca, porque es pecador, no es pecador porque peca, hay una naturaleza caída, por esa razón el ser humano tiene que ser redimido. El texto sagrado dice : “Todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios”, “Engañoso es el corazón y perverso…”


La maldad del ser humano es producto de sus malos pensamientos. Cuando hablamos de un corazón duro, es cuando la persona no es compasiva ni misericordiosa. Pero cuando una persona tiene un corazón podrido es la evidencia de un corazón perverso y malvado. Este tipo de personas se complace en el delito y es una preocupación constante a la sociedad.


Es un error lo que el humanismo fomenta que el hombre en su esencia es bueno y que el medio ambiente lo afecta, pero eso no lo respalda las sagradas escrituras. Hoy se encuentran políticos, ejecutivos y empresarios importantes formalizados y otros investigados por conductas incorrectas, pues todo ser humano necesita internalizar en su espíritu que necesita a Dios, que en lo recóndito de su corazón lleva la semilla de la rebeldía y la tendencia a vivir a su manera. Subestimando a Dios y sus mandamientos. Tiene que arrepentirse de su maldad y si ha quebrantado la ley de la nación, tendrá que sufrir las consecuencias de sus malas decisiones.



Entradas destacadas