Como ser un conquistador


Anhelamos un profundo despertar espiritual y de pasión evangelística, mis palabras las dirijo a los que anhelan deleitarse en Dios y los que quieren vivir alineados a su voluntad, espero que esta reflexión sea una bendición al cuerpo de Cristo.


En los primeros versículos de Deuteronomio 31, Moisés anima al pueblo que está por entrar en Canaán, y anima a Josué, que los va a introducir en aquella tierra prometida, deseando que el consejo que les imparte siempre esté en la memoria de ellos. Les garantiza la presencia de Dios. Dios nunca falla.


Para esperar una gran cosecha hay que desarrollar un espíritu conquistador, el hombre debe cultivar la intrepidez, valentía y determinación. Mantener una fortaleza interior que no nos permita desanimarnos